Búsqueda personalizada

El Caracol Africano. Precausiones y cuidados que se deben tener en caso de encontrar alguno.

viernes, 6 de julio de 2012

caracol_africano.jpg


El caracol africano, cuyo nombre científico es Achatina fulica, es una de las 100 especies invasoras más peligrosas del mundo, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Este molusco terrestre puede medir unos 30 centímetros y poner hasta un millar de huevos.


Unas 500 especies de plantas pueden ser consumidas por el caracol africano, molusco que tiene la potencialidad de hospedar al parásito Angiostrongylus cantonesis, el cual produce meningitis.


En Colombia, se ha detectado la presencia del caracol africano en al menos 11 ciudades de ocho departamentos. En Venezuela el molusco prolifera en varios estados, mientras que en Miami autoridades han colocado avisos en barrios y escuelas alertando sobre la invasión de este animal que se desarrolla especialmente en zonas húmedas.


En el caso de Venezuela desde hace más de un año se han registrado avistamientos del caracol africano gigante en varias poblaciones del estado Miranda, pero el incremento en la proliferación de esta especie y la posible transmisión de siete tipos de parásitos a los humanos, tienen encendidas las alarmas de los habitantes de por lo menos 19 parroquias mirandinas.


La bióloga y directora de ecología y ambiente de la gobernación de Miranda, Evelyn Pallotta, explicó que el caracol es una especie invasora que pudo haber entrado al país a través de personas que intentaban comercializarlas como mascotas.


Pallotta advierte a la población que el caracol tiene una capacidad de reproducción muy alta y es hemafrodita (no necesita del otro sexo para aparearse) pero no significa que todos estén contaminados con los parásitos que representan riesgos para la salud.


"Pero no hay que arriesgarse a manipularlo sin protección porque el moco, esa secreción natural que suelta el caracol al desplazarse, puede penetrar a través de las mucosas humanas cuando la gente lo toca y si hace contacto con los ojos, la boca o la nariz puede haber un riesgo de contaminación", aclara la bióloga.


Esta especie es muy fácil de identificar por sus dimensiones ya que pueden llegar a medir 30 centímetros (el tamaño aproximado de la mano de un hombre adulto). Son de color marrón y de forma cónica hacia el final del cuerpo.


Lo recomendable si se encuentra con uno de estos caracoles, es que las personas lo recojan con una pala, siempre con las manos protegidas con guantes.


La bióloga advierte que eviten lanzarle objetos para aplastarlos para que su líquido mucoso no salpique y pueda infectar. Luego de recogerlos, hay que incinerarlos en una lata o lanzarles cal y enterrarlos.


El caracol además de un problema de salud también es un riesgo en la productividad "pueden arrasar con una plantación porque son muy voraces y las condiciones tropicales son muy propicias para que se reproduzcan".


Los avistamientos de caracoles gigantes africanos se han reportado en Aragua, Delta Amacuro, Monagas, Caracas, Portuguesa, Nueva Esparta, Sucre y Miranda, y puede aparecer en zonas urbanas y rurales indistintamente.


En Ecuador, según informó a BBC Mundo el director del área de Parasitología del Instituto Nacional de Higiene, Luigi Martini, el parásito ha sido detectado en 12 de las 24 provincias que tiene Ecuador. Más preocupante aún, cerca de un centenar de casos de meningitis eosinofílica han sido reportados en el país desde 2008, registrándose la muerte de tres personas, indicó el experto.


El caracol africano ha llegado incluso a las Islas Galápagos, donde se desarrolla un amplio plan de erradicación del animal.


Las autoridades creen que el caracol africano fue introducido a Ecuador y otros países del continente por comerciantes que buscaban emprender en el negocio de productos cosméticos basados en la baba de caracol, mientras otras personas los mantenían como mascota.


Cuidados a tomar en caso de encontrar caracoles africanos:


1.- La transmisión de los parásitos de esta especie que representan riesgo para los humanos se produce a través de las mucosas.


2.-Evite restregarse los ojos, tocarse la nariz y la boca porque este es el principal medio de contacto.


3.- Si observa alguno utilice guantes y recójalo con una pala o instrumento similar.


4.- Póngalo en una lata que pueda desechar e incinérelo.


5.-Arrójele cal o sal y luego entiérrelo.


6.- Evite que niños o adolescentes lo manipulen.


7.-En caso de recogerlo use sólo envases que pueda desechar.


8.- No intente aplastarlo para evitar que salpique la mucosidad que podría estar contaminada.


9.- Reporte la zona en la que vio uno de los caracoles a través de la página web de la Gobernación de Miranda o por el link http://caracol.cbm.usb.ve/.


10.- Puede tomarle fotos para registrar el caracol y que las autoridades observen si se trata o no de esta especie.


Con información de BBC Mundo y Ultimas Noticias

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Seguir por Email

Páginas vistas en total

Seguidores